Saltar al contenido

Medicina Natural para la Anemia Remedios Caseros Sanos

La Medicina Natural para la Anemia es muy poderosa , como lo vamos a comprobar el dia de hoy en este articulo

Esto no siempre es una deficiencia de hierro. La anemia puede tener varias causas.

¿Cómo se forma la sangre?

Los eritrocitos, los glóbulos rojos, se forman en pocos días a partir de las células precursoras de la médula ósea. El hierro es necesario para la formación de la hemoglobina del pigmento rojo de la sangre.

Sirve como portador de oxígeno en el tinte. El ácido fólico y la vitamina B12 también juegan un papel importante en la formación de la sangre. Los riñones producen la hormona eritropoyetina, que promueve la maduración de los eritrocitos.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia?

La anemia ocurre cuando el conteo de glóbulos rojos y la concentración de pigmento de hemoglobina están por debajo de un nivel crítico. Segundo, el cuerpo recibe menos oxígeno porque los glóbulos rojos son los responsables de transportar el oxígeno a través del cuerpo. Vinculados a la hemoglobina, pasan ácido al torrente sanguíneo.

Por lo tanto, las consecuencias directas de una deficiencia son causadas por la falta de oxígeno: fatiga, debilidad o dificultad para respirar. Dependiendo de la enfermedad que causó la disminución del conteo de eritrocitos, pueden aparecer otros síntomas.

Posibles signos de deficiencia

La palidez puede ser el resultado de una hemoglobina baja. Es claramente visible en las membranas mucosas.

La fatiga es la expresión de la falta de oxígeno. El rendimiento está disminuyendo.

La debilidad también puede ser causada por déficits neurológicos que acompañan a algunas anemias.

El dolor en la parte superior del abdomen puede ocurrir cuando las células sanguíneas se descomponen (hemólisis).

Posibles causas de anemia y tratamiento

Anemia ferropénica

En este caso, el desencadenante es la falta de ingesta o absorción de hierro. Por ejemplo, porque las personas no cubren suficientemente sus crecientes necesidades de hierro con su dieta, por ejemplo, durante el embarazo o durante el entrenamiento regular con pesas. Terapia: suplementos de hierro o posiblemente infusiones de hierro.

Anemia hemorrágica: Se trata de una pérdida de sangre, a menudo debida a hemorragias ocultas en el estómago o los intestinos o durante menstruaciones abundantes. Terapia: Detener el sangrado oculto, suplementos de hierro, posiblemente una transfusión de sangre.

Anemia infecciosa o tumoral

La inflamación crónica reduce la utilización de hierro y la formación de sangre. Tratamiento: Tratamiento de la enfermedad subyacente.

Anemia Megaloblástica

La causa es una reducción en la formación de la sangre debido a la falta de vitamina B12 o ácido fólico. Esto generalmente es causado por una alteración de la absorción de vitaminas en el estómago o los intestinos. Terapia: Compensación de una deficiencia vitamínica. Si hay un trastorno de absorción de B12, se debe inyectar la vitamina.

Anemia hemolítica

Anomalías congénitas o enzimáticas, trastornos inmunológicos o intoxicación que provocan la desintegración de las células sanguíneas, hemólisis. Terapia: Evite los factores desencadenantes. Tratamiento de las complicaciones que puedan resultar.

Anemia renal

La razón es la reducción de la formación de sangre porque los riñones no funcionan y la hormona estimulante eritropoyetina está ausente. Terapia: Administración de eritropoyetina, hierro. Tal vez un transplante de riñón.

¿Cómo diagnostica el médico la anemia?

El médico hace el diagnóstico si el conteo sanguíneo muestra un conteo demasiado bajo de glóbulos rojos o una concentración reducida de hemoglobina.

Sin embargo, para determinar la causa de la anemia, se deben determinar más valores: el tamaño de las células sanguíneas indica si puede haber una deficiencia de hierro o un trastorno educativo debido a una deficiencia vitamínica.

El hierro también se puede determinar directamente. La ferritina de la proteína de almacenamiento se reduce en caso de deficiencia de hierro, pero aumenta la transferencia de la proteína de transporte.

Por el contrario, el informe es el mismo para los trastornos de la formación de la sangre debido a una enfermedad crónica.

Cuando las células sanguíneas mueren (hemólisis), el producto de la degradación de la bilirrubina se puede medir con mayor frecuencia en la sangre. Sólo cuando se ha dilucidado la causa de la anemia es posible un tratamiento específico.

Medicina Natural y Plantas para la anemia

Sin embargo, también existen remedios caseros saludables y de buena calidad. Para que el hierro en su dieta sea absorbido más rápidamente por su cuerpo, siempre debe tomar un vaso de jugo de manzana o un vaso de jugo de naranja con sus comidas, porque la vitamina C contenida en el ácido málico y naranja contenido en el jugo de manzana contribuye al efecto deseado de absorción de hierro.

Dado que las castañas contienen proteínas de alta calidad y menos grasa que las nueces, debe comer castañas dos veces por semana.

Además, las castañas son ricas en oligoelementos y minerales, fósforo, hierro, azufre, magnesio, calcio, manganeso y cobre, pero también contienen vitaminas C, E y todas las vitaminas del grupo B, así como provitamina A betacaroteno.

También debe viajar mucho al aire libre, pero evite tomar el sol.

Según el Padre Kneipp, use agua para caminar, para los pies, para el cuello y para los brazos y tome una ducha fría por la mañana para estimular la circulación sanguínea.

Remedios caseros para la anemia

La cura particularmente eficaz, que debes hacer regularmente durante aproximadamente un mes, es mezclar un cuarto de litro de vino tinto con una yema de huevo y una cucharada de dextrosa. Caliéntalo y bebe regularmente por la noche.

  1. Debes comer zanahorias, espinacas (que son muy ferrosas), fresas, acelgas y rábanos con regularidad.
  2. Tú debes beber alrededor de un cuarto de litro de jugo de remolacha al día y come pudín con más frecuencia porque contiene mucha lecitina y hierro. Puedes prevenir la anemia usando jugo de limón como condimento o rebanadas de manzana para acompañar tu comida.
  3. El consumo de legumbres también es bueno contra la anemia.
  4. Toma una cucharada de jugo de ortiga diluido con agua tres veces al día después de las comidas.
  5. Come frutas secas, semillas de girasol y germen de trigo regularmente y haz una bimestral corta con aceite de comino negro. También puedes disolver 100 gramos de azúcar de hierro en un litro de vino tinto y tomarlo por la mañana y por la noche.

Estos consejos te ayudarán en caso de anemia:

  1. La sal Schüssler Nº 17 ayuda a combatir la anemia. El manganeso sulfúrico promueve la absorción de hierro y también se utiliza para la osteoporosis y la osteoartritis. Las sales de Schüssler se pueden comprar en la farmacia.
  2. Disuelve 100 gramos de azúcar de hierro completamente en 1 litro de vino tinto. Bebe un vaso de esto todos los días por la mañana y por la noche.
  3. Come de 1 a 2 nabos amarillos o rojos por la mañana. Mastícalos bien.
  4. Bebe un cuarto de litro de jugo de remolacha al día.
  5. Camina sobre el agua según las enseñanzas de Kneipp.
  6. Hervir brevemente una cucharada de rosa mosqueta y grosellas y dejar reposar el caldo. Bebe la mezcla de miel dulce durante todo el día.
  7. Sal a tomar aire fresco con la mayor frecuencia posible, pero evita tomar el sol por mucho tiempo.
  8. Mezcla la ortiga y la absenta en una proporción de 3 a 1 y añade menta, centaurea y bayas de enebro a esta mezcla. Prepara un té con 1 cucharada para 1 taza de agua tres veces al día y bebelo.
  9. Cada vez más, las legumbres tienen su lugar en la mesa. Usa guisantes, lentejas, frijoles tan a menudo como sea posible.
  10. Bebe 1 vaso de jugo de naranja o de manzana con tus comidas. Con la ayuda de la vitamina C en el jugo de naranja y el ácido málico en el jugo de manzana, el cuerpo absorbe el hierro más rápidamente.
  11. Para prevenir la anemia, con frecuencia usa jugo de limón como condimento.
  12. La morcilla es rica en hierro y lecitina. Regálate de vez en cuando un trozo de esta cordial especialidad.
  13. Las castañas o castañas pueden estar en el menú dos o tres veces por semana. Son ricos en vitamina C, E y toda la vitamina B. Contienen mucha menos grasa que las nueces, pero generalmente sólo están disponibles en invierno.
  14. Come zanahorias, fresas, arándanos, productos integrales, espinacas y rábanos.
  15. Toma un tratamiento con aceite de comino negro durante dos semanas.