Saltar al contenido

medicina natural frutas y jugos para subir las defensas y el Sistema Inmunológico

jugos para subir las defensas

En medicina natural los jugos para subir las defensas son lo mejor, te presentamos las mejores frutas y jugos naturales para tener un sistema inmune fuerte

¬ŅC√≥mo se puede fortalecer naturalmente el sistema inmunol√≥gico?

El sistema inmunológico no es sólo un órgano, sino, como su nombre lo indica, un sistema completo.

Esto incluye todos los órganos linfáticos, el tejido linfático, el sistema hormonal y el sistema nervioso.

Con esta complejidad, es comprensible que influencias como el estrés, el estrés masivo en la vida o las fluctuaciones hormonales puedan tener un impacto negativo en el sistema inmunológico.

Para fortalecerlo, es preciso examinar y abordar diversos aspectos en todos los órganos.

¬ŅC√≥mo se puede fortalecer naturalmente el sistema inmunol√≥gico?

El sistema de defensa: estructura y desarrollo

Los órganos del sistema inmunológico incluyen la médula ósea, el bazo, el timo, los ganglios linfáticos, las glándulas faríngeas, la lengua y las amígdalas palatinas y el tejido linfático intestinal.

Las células implicadas en el sistema de defensa se desarrollan a partir de una llamada célula madre en la médula ósea.

Estas células luego migran a una amplia variedad de diferentes partes del cuerpo para realizar su trabajo de defensa.

Los √≥rganos pertenecientes al sistema inmunol√≥gico se dividen en √≥rganos linf√°ticos primarios y secundarios, estos √ļltimos formados por ganglios linf√°ticos.

Los órganos y tejidos del sistema inmunológico se dividen en dos categorías: los primeros forman órganos linfáticos primarios como el timo y la médula ósea.

Las células inmunitarias inmaduras maduran aquí en las llamadas células inmunocompetentes y entran en la segunda categoría, órganos linfáticos secundarios.

Estos son los ganglios linfáticos, el llamado anillo de la faringe linfática (faringe, amígdalas de la lengua y el paladar), el bazo, las placas peyer (tejido celular del intestino delgado) y otros tejidos linfáticos del cuerpo.

Ahí es donde las células inmunitarias hacen su trabajo.

Un bebé nace con lo que se llama protección de nido.

Esto significa que la madre transmite los anticuerpos placentarios al feto (inmunoglobulina clase G, IgG corto) mientras el ni√Īo est√° todav√≠a en el √ļtero.

Inmediatamente despu√©s del nacimiento, el ni√Īo goza de inmunidad pasiva a enfermedades como el sarampi√≥n, la rub√©ola y las paperas durante los primeros meses de vida.

Despu√©s de los primeros meses, este nivel de anticuerpos en la sangre disminuye y los beb√©s son extremadamente susceptibles a la infecci√≥n en los primeros a√Īos de vida.

El cuerpo del ni√Īo se enfrenta a numerosos agentes pat√≥genos durante el resto de su vida y adquiere as√≠ inmunidad activa durante muchos a√Īos.

Células de defensa

Todas las células de defensa pertenecen a los leucocitos (células blancas).

Estas se forman a partir de células madre de médula ósea.

Estas células precursoras de los leucocitos pueden tener dos vías de desarrollo diferentes.

O bien se convierten en granulocitos, monocitos o macrófagos, de forma que estos tres tipos de células pertenecen al llamado sistema de defensa inespecífico.

O se convierten en células precursoras linfáticas, que luego se convierten en linfocitos o células asesinas naturales.

Estos tipos de células son a su vez parte de la defensa específica.

Defensa inespecífica

La defensa inespecífica es responsable de una reacción rápida.

As√≠, por ejemplo, los agentes pat√≥genos infiltrados por un peque√Īo corte se vuelven r√°pidamente inofensivos.

La defensa inespecífica también incluye sustancias encontradas en la saliva para proporcionar una defensa rápida.

Este tipo de defensa tarda un poco m√°s en funcionar eficazmente.

Tiene el don de poder recordar a los patógenos para reaccionar inmediatamente ante una nueva intrusión.

Un ejemplo es una enfermedad infantil que ya ha sido diagnosticada, la cual es inmediatamente reconocida y combatida por el cuerpo durante un nuevo contacto.

El sistema de defensa inespecífico y específico no funciona por separado, sino globalmente.

Por ejemplo, es posible que el primero “marque” un pat√≥geno para que pueda ser detectado y eliminado m√°s r√°pidamente por el sistema de defensa espec√≠fico.

El sistema inmunológico es crucial para defenderse contra patógenos como virus o bacterias.

El sistema inmunológico

El sistema inmunológico no es un sistema aislado, sino que trabaja en estrecha colaboración con el sistema inmunológico, el sistema hormonal y el sistema nervioso.

PUEDES LEER:  Medicina Natural y jugos para los Ri√Īones inflamados y con Dolor

Por lo tanto, también puede ser influenciado por pensamientos, sentimientos y estrés.

El sistema inmunológico tiene la tarea de repeler, destruir o adaptarse.

Esto significa no sólo trabajar a un nivel puramente físico, sino también mental y espiritual.

De esta manera, una persona puede repeler las cosas que le atacan y al mismo tiempo mantenerse saludable.

El otro reacciona a las mismas condiciones de vida con infecciones recurrentes constantes.

Cada ser humano tiene √°reas ” d√©biles “de su cuerpo, que son las m√°s propensas a las enfermedades cuando el estr√©s, la tristeza o el estr√©s masivo hacen la vida m√°s dif√≠cil.

Causas de la debilidad del sistema inmunitario

Los trastornos graves del sistema inmunitario son causados por enfermedades autoinmunes.

En estos casos, los mecanismos de defensa no se dirigen contra los intrusos, sino contra el tejido corporal.

El fortalecimiento del sistema inmunológico en estas enfermedades requiere una gran precaución, ya que la estimulación puede llevar a la agravación.

Por lo tanto, en el caso de las enfermedades autoinmunes, sólo puede modular y nunca estimular.

Los medicamentos como los analgésicos o los fármacos citostáticos también pueden causar un sistema inmunitario debilitado.

Las enfermedades renales masivas que causan la pérdida de proteínas a menudo provocan una alteración del sistema inmunológico.

Lo mismo se aplica al hambre, la diabetes, las enfermedades infantiles y las infecciones agudas y crónicas durante períodos cortos de tiempo.

El ejercicio excesivo, la exposición masiva al sol, los desequilibrios hormonales, el estrés y el esfuerzo físico y mental intenso también pueden debilitar el sistema inmunológico.

El estrés, las convulsiones y el estrés psicológico severo pueden debilitar el sistema inmunológico.

Fortalecimiento del sistema inmunológico

Para fortalecer el sistema inmunológico, el ser humano debe ser considerado como un todo.

De esta manera, no sólo hay que hacer algo para defender el cuerpo, sino que también el ser humano en su conjunto debe ser fortalecido por el alma y el espíritu.

Por un lado, las membranas mucosas del tracto respiratorio y del intestino deben ser endurecidas.

Por otra parte, es importante ayudar a las personas afectadas a recuperar su equilibrio interno y su bienestar.

No hay una receta √ļnica que sirva para ayudar a cada ser humano a fortalecer sus defensas.

Cada ser humano reacciona individualmente y así es exactamente como su sistema inmunológico debe ser tratado.

Buena nutrición para una fuerte defensa

La causa de un sistema inmunológico debilitado y las enfermedades infecciosas comunes asociadas como los resfriados, la bronquitis, etc.

también puede ser una dieta deficiente sin cantidades adecuadas de vitaminas y minerales.

Especialmente las personas que están bajo mucho estrés y constantemente bajo presión de tiempo tienden a tener hábitos alimenticios desfavorables.

Comen comida r√°pida con m√°s frecuencia, se ponen de pie o caminan y comen bocadillos poco saludables r√°pidamente en lugar de comer una comida sana y equilibrada.

Por lo tanto, para reforzar la defensa es necesario examinar críticamente el propio comportamiento nutricional y modificarlo rápidamente si es necesario.

Trate de comer una dieta tan equilibrada y variada como sea posible, y lo m√°s importante, coma muchas verduras y frutas.

La Sociedad Alemana para la Nutrición e. V. (DGE) recomienda cinco porciones al día, que deben ser cocinadas lo más fresca o sucinta posible o deben ser parte de cada comida en forma de jugo o batido.

Los nutricionistas recomiendan cinco porciones de frutas y verduras al día para una dieta saludable.

En el caso de las vitaminas A, C y E, que protegen contra los radicales libres, son especialmente importantes.

Los primeros se encuentran por ejemplo en zanahorias, tomates y espinacas.

Rica en vitamina C son limones, kiwis, brócoli y pimentón.

La vitamina E se obtiene por ejemplo de girasol y aceite de oliva, almendras y frutos secos.

La dieta debe contener muchos productos enteros, arroz, papas y legumbres.

Esto se debe a que contienen muchas fibras dietéticas, vitaminas y minerales, pero al mismo tiempo casi ninguna grasa y colesterol.

La fibra dietética también permite a la mucosa intestinal cumplir mejor su función de escudo protector contra los patógenos nocivos.

Los productos lácteos pertenecen (en moderación) a una dieta equilibrada, porque las bacterias lácticas contenidas en ellos tienen un efecto positivo sobre la flora intestinal y, por lo tanto, sobre el sistema inmunológico.

PUEDES LEER:  Medicina Natural para Diverticulos en el Colon

En general, deberían preferirse las grasas y aceites vegetales (por ejemplo, la colza y el aceite de soja) porque contienen ácidos grasos mono y poliinsaturados en comparación con las grasas animales.

Trata de evitar el az√ļcar o los alimentos que lo contengan tanto como sea posible y use poca sal.

En vez de eso, dele a sus platos el buen gusto con hierbas y especias.

Es importante beber siempre suficiente agua.

Agua o agua mineral, té de frutas y zumos de frutas y verduras diluidos son los más adecuados.

El caf√©, el t√© negro y el alcohol deben consumirse en peque√Īas cantidades.

Reforzar la psique con medios naturales

Si la psique está en primer plano, es decir, las personas afectadas están fuertemente influenciadas por el estrés psicológico en su defensa, lo primero que hay que hacer es contrarrestarla.

En este caso, el yoga o el entrenamiento autógeno son ejemplos de métodos recomendados de relajación para reducir el estrés.

La terapia floral de Bach es adecuada para fortalecer la salud mental.

La selecci√≥n de la flor o flores correctas se hace seg√ļn el estado de √°nimo actual del paciente.

Para fortalecer positivamente la psique, una terapia floral de Bach individual puede ser muy eficaz.

El Dr. Bach, el fundador de esta terapia, descubrió 38 flores, cada una representando un cierto estado de ánimo.

Por ejemplo, si el paciente sufre de falta de confianza en sí mismo, Cerato ayuda.

La fatiga mental se puede aliviar con Hornbeam y la mostaza se usa contra el humor deprimido.

En la ansiedad, Aspen sería el remedio de elección, mientras que la agitación interna puede ser tratada con Rock Rose.

Para determinar el florecimiento o la combinación correcta, el estado actual del alma debe ser analizado con precisión.

Una vez identificadas las flores adecuadas, se prepara una gota de solución de ingestión oral.

Otros terapeutas trabajan con la homeopatía clásica, que también se puede utilizar con gran éxito.

Después de una detallada anamnesis, se administra el remedio homeopático artificial.

Otros remedios naturop√°ticos para el alma son la homeopat√≠a compleja (medicamentos compuestos de al menos dos sustancias activas), la terapia mineral con sales de Sch√ľ√üler (curaci√≥n con sales minerales), la fitoterapia (terapia vegetal) y la aromaterapia (sanaci√≥n con aceites esenciales).

Saludable gracias a los moduladores inmunes herbales

remedios naturales para subir las defensas
remedios naturales para subir las defensas

Los remedios naturales dise√Īados para fortalecer el sistema inmunol√≥gico alguna vez fueron conocidos como “endurecimiento”.

Esto incluye piezas moldeadas Kneipp, sauna y masaje diario con brochas.

En la medicina naturopática actual se utilizan fórmulas de estimulación inmunológica (estimulación de la respuesta inmunitaria) e inmunomodulación (modificación de la respuesta inmunológica).

Hoy en día, el sistema inmunológico está sujeto a altas exigencias.

Las toxinas ambientales, los alimentos para la civilización y el estrés ejercen una presión considerable sobre el sistema inmunológico.

Por esta razón, la inmunomodulación es generalmente preferida en la terapia y se evita la estimulación inmunológica.

Los moduladores inmunes incluyen plantas como las quemaduras solares (Echinacea), muérdago, raíz de taiga (Eleuterococo) y el árbol de Thuja de la vida.

Sin embargo, estas plantas deben ser utilizadas en ciertas dosis y potencialidades para desarrollar su efecto modulador.

Un té sabroso de rosa mosqueta fortalece el sistema inmunológico y promueve los poderes autocurativos del cuerpo.

Las plantas medicinales como las rosales y los tilos también pueden contribuir a un sistema inmunológico fuerte y saludable.

El té hecho de estas plantas no tiene una influencia positiva en el sistema de defensa, pero también tiene un efecto mucolítico y por lo tanto es un buen remedio casero para los resfriados.

Mezcla de té para fortalecer el sistema inmunológico:

  • 25 gramos de escaramujo
  • 25 grs. de flores de tilo
  • 15 g de ralladura de naranja
  • 15 g de flores de sa√ļco

Mezcla los ingredientes y vierta una cucharada de la mezcla en una taza de agua.

Vierte encima un cuarto litro de agua hirviendo.

Deja la infusión cubierta durante 10 minutos antes de tamizar.

Toma el té lo más caliente que pueda de dos a tres veces al día.

Si es necesario, puede a√Īadirse miel como edulcorante.