Este aceite tiene muchos beneficios y usos.

La lavanda es eficaz cuando se trata de calmar la mente, el equilibrio cuerpo-mente, el sueño y la relajación.

El aceite esencial de lavanda es uno de los aceites más populares en aromaterapia y también tiene una larga historia de uso medicinal.

Puede usarse para tratar cambios de humor, migrañas, ansiedad y depresión o cualquier otra condición que lo aqueje, además de aliviar el estrés.

También se puede utilizar para suavizar la piel, tratar el cuero cabelludo y el cabello secos o incluso añadir un aroma refrescante a sus productos de baño favoritos.

El aceite esencial de lavanda se obtiene de la Lavandula angustifolia, una planta de la familia Labiatae.

Conocida por sus múltiples propiedades, es útil en casos de insomnio, dolores menstruales y cistitis.

Averigüemos más.

Propiedades y beneficios del aceite esencial de lavanda

El aceite esencial extraído de la planta de lavanda tiene una acción equilibradora sobre el sistema nervioso central, siendo al mismo tiempo tónico y sedante; calma la ansiedad, la agitación, el nerviosismo; alivia los dolores de cabeza y los trastornos causados por el estrés; ayuda a dormir en caso de insomnio,

Antiséptico y antibiótico, remedio muy valioso en el tratamiento de todos los resfriados: gripe, tos, catarro, sinusitis, catarro.

Antiespasmódico, calma el dolor y los espasmos abdominales y puede ser beneficioso en caso de dolor menstrual (pero debe evitarse en caso de menstruación abundante).

Antiséptico, si se diluye en el limpiador íntimo o en el lavado interno, contrarresta las enfermedades del sistema genito-urinario, como la cistitis.

Antiinflamatorio, analgésico, utilizado en lociones y aceites de masaje, alivia el dolor causado por desgarros musculares y reumatismo y ayuda en el estancamiento linfático causado por la presencia de celulitis.

Cicatrizante, se utiliza sobre la piel, incluso la de los niños, como un excelente remedio en caso de quemaduras, heridas, llagas, trae alivio en presencia de picaduras de insectos, quemaduras de sol, irritación causada por medusas.

Los trastornos infantiles es una esencia excelente para los niños: cólicos, irritabilidad, resfriados, agitación nocturna, pueden aliviarse masajeando la nuca o el pecho con aceite esencial de lavanda o con unas gotas de la esencia puestas en la almohada o en el agua de los humidificadores de los radiadores.

Descripción de la planta

El espliego es un arbusto perenne de pequeño tamaño (60-100 cm.

) con tallos erectos, leñosos en la base y ramas laterales ligeramente postradas.

Tiene hojas lineales, lanceoladas y de color verde grisáceo.

Las flores, bastante perfumadas, se agrupan en esbeltas espigas de color azul-violeta.

Parte utilizada

Puntas de floración
Método de extracción

Destilación al vapor
Nota de aceite esencial de lavanda

Uso y consejos prácticos sobre el aceite esencial de lavanda

Difusión ambiental: 1 gc de aceite esencial de lavanda por cada metro cuadrado del ambiente en el que se difunde, mediante un quemador de esencias o en el agua de los humidificadores de los radiadores para aliviar dolores de cabeza, tensión nerviosa, estrés, insomnio.

Baño tonificante: 10 gc en el agua de la bañera, emulsionar agitando fuertemente el agua, luego sumergirse durante 10 minutos para aprovechar la acción descongestionante para el sistema muscular y para los dolores reumáticos y articulares.

Aplicación local 1 o 2 gotas de aceite esencial de lavanda diluidas en un poco de aceite de almendras dulces, para masajear el abdomen de los niños, en caso de cólicos, para aliviar las picaduras de insectos y las pequeñas quemaduras.

Contraindicaciones del aceite esencial de lavanda

En todos estos casos, es aconsejable utilizar el aceite esencial de lavanda por inhalación o en fricciones locales.

El aceite esencial de lavanda se considera seguro, por lo que no hay que tomar precauciones especiales.

Es importante recordar que el uso inadecuado de los aceites esenciales puede ser perjudicial incluso cuando se utilizan aceites que, como la lavanda, se consideran seguros.

Notas históricas

Originaria del sur y el oeste de Europa, la más famosa es la de Provenza, ya era una planta preciosa para los antiguos romanos, que ponían ramos de flores en el agua de los baños termales.

La lavanda se utilizaba ya entonces como base de refinados perfumes y para preparar decocciones e infusiones utilizadas para la belleza de la piel y el cabello.

En un pasado más reciente, sabemos que en cada ciudad o casa de campo no había armario o cómoda sin bolsitas de lavanda para perfumar la ropa y mantener alejadas las polillas.

Esta delicada costumbre vuelve a ponerse de moda y nos recuerda antiguas tradiciones y sensaciones de limpieza y cuidado del hogar.

El químico francés Renè Maurice Gattefossé, a quien se atribuye la invención del término «aromaterapia» en 1928, y que contribuyó al renacimiento del interés por el uso de los aceites esenciales con fines terapéuticos, observó por su cuenta que el aceite esencial de lavanda, que utilizaba para mezclas de perfumes, tenía una notable capacidad para curar las heridas por quemaduras.

De hecho, mientras trabajaba en unos perfumes se quemó accidentalmente el brazo y, como reacción, lo metió en el líquido más cercano.

La casualidad quiso que ese líquido fuera aceite esencial de lavanda que le hizo recuperarse de la quemadura en muy poco tiempo.